¿Por qué imprimir tú mismo tus etiquetas para alimentos?

Tanto si vendes pasteles, fruta envasada, mermeladas, comida casera preparada, sus etiquetas son fundamentales para identificar al producto y a tu marca.

Muchas compañías subcontratan la producción de sus etiquetas para comida porque creen que es la opción más conveniente pero, ¿realmente es la mejor solución?

Aquí te dejamos 4 razones por las que producir tus propias etiquetas adhesivas personalizadas para alimentos preparados es la mejor opción:

1. ¡Ahorra dinero y tiempo!

Producir el etiquetado de tus productos con tu propia impresora es ideal para reducir los costes de impresión debido a su bajo coste por cada etiqueta, gracias a su avanzada tecnología de inyección en la que los cartuchos independientes evitan el desperdicio de tinta, ya que sólo se sustituye el color utilizado.

Estos equipos te permiten imprimir todo en una sola máquina, tanto si necesitas etiquetas para embalajes con logotipos e imágenes a todo color como si se trata de código de barras EAN, UPC entre otros.

2.  Controla todos los procesos: ¡optimiza tu producción al máximo!

Subcontratar la producción de etiquetas puede parecer la opción más cómoda, pero no siempre es así, ya que puede conllevar a imprevistos fuera de tu control que pueden evitarse produciendo vuestras propias etiquetas internamente, como ciertos retrasos debido al transporte o que el diseño de las etiquetas no sea el deseado y os obligue a devolver las etiquetas y esperar su nuevo envío para poder continuar el etiquetado de vuestros productos.

Por otro lado, las regulaciones que los productos alimentarios necesitan cumplir por ley, como la necesidad de indicar la fecha de caducidad de cada producto son indispensables y de gran importancia para un producto alimenticio. El tener a tu disposición el control total de la impresión de tus etiquetas, te permitirá realizar cualquier cambio al momento y etiquetar tus productos simultáneamente a su producción, optimizando al máximo vuestra cadena.

Etiquetas Adhesivas a Color para Fruta Fresca

3.  Personalízala siempre que quieras ¡y llama la atención de tus consumidores!

Diferenciar tu etiqueta de las demás es fundamental para captar la atención de tu público objetivo en medio del masificado entorno de una estantería en un supermercado.

No es necesario tener altos conocimientos de diseño gráfico ni de software para poder personalizar tu etiqueta.

  Nuestras impresoras de etiquetas a color incluyen su propio programario con plantillas que te permitirán realizarlas de manera muy fácil.

Incluso desde programas tan sencillos como el Microsoft Word, podrás fácilmente editar e imprimir tu etiqueta con un sólo click en todo momento.

4.  Adapta tus etiquetas a cada entorno

Encontrar el material correcto para tu etiqueta es tan importante como su diseño, ya que según en qué condiciones se encuentren almacenados tus productos para su óptima conservación, se requerirán materiales distintos para que factores como pueden ser el frío o la humedad no afecten a tu etiquetado y que éste no se deteriore, encoja o incluso se despegue. Contar con etiquetas de alta calidad te permitirá almacenar cualquier tipo de producto sin ninguna preocupación.

 


ADNid quiere ofrecerte la mejor solución según tus necesidades y el sector en el que trabajes, ¡así que no dudes en ponerte en contacto para más información! Nuestros comerciales os asesorarán sobre qué tipo de etiqueta es la que más se adecua a vuestras necesidades.

 En ADNid te recomendamos en este caso la adquisición de una impresora compacta de etiquetas a color Epson TM-C3500, debido a que, aunque se trata de una impresora muy versátil y útil en una amplia gama de soportes, con una gran calidad de color, la inversión inicial no es muy elevada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.